Los niños son inquietos y algunos TDAH

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad no es algo nuevo, pero su popularidad ha ido en aumento, al igual que ha aumentado su frecuencia según los estudios. Estos señalan que en cada clase hay de 1 a 3 casos. Es más que probable que las condiciones de vida actuales, siempre con prisas, bombardeados de estímulos audiovisuales, la contaminación, una alimentación poco saludable, … se añada a las características orgánicas y funcionales de estos niños, potenciando el problema.

              Pero es muy importante diferenciar INQUIETUD MOTORA y TDAH.


A veces los profesores informan a los padres de que sus hijos no paran en la escuela, que no hacen caso, y a veces los padres consideran que sus hijos son demasiado movidos, o ambas cosas. Rápidamente las siglas TDAH o la palabra hiperactivo aparece en sus mentes y muchas veces se acaba etiquetando a niños de forma erronea. La inquietud es una característica habitual en los niños. Es normal en niños sanos por debajo de los 5 o 7 años, y también está presenté en diferentes trastornos como la depresión o la ansiedad. Se pueden diferenciar los niños difíciles, que no han tenido una correcta educación pero que pueden corregirse, los niños curiosos y vitales, llenos de energía, pero que pueden controlarse, y los niños con TDAH que no pueden controlar su impulsividad y tienen problemas en la escuela, en casa, y se sienten incomprendidos, frecuentemente con una baja autoestima.

Si un niño tiene TDAH, su cerebro funciona diferente pero no hay lesión cerabral, y este trata de compensar sus dificultades, pudiendo llegar a ser brillante en algunos aspectos. Esa plasticidad cerebral es una oportunidad para corregir sus disfunciones, y por eso, conviene intervenir cuanto antes, pero para actuar es fundamental un buen diagnóstico. Este ha de ser multidisciplinar, considerando el entorno familiar, social y escolar. Y será necesario hacer una exploración neuropsicológica, pasándole al niño una batería de pruebas y cuestionarios. Se ha de valorar si hay un CI bajo, daño cerebral, problemas de vista, oido,… depresión,… y otras circunstancias y patologías que anularían el diagnóstico de TDAH. Además, se determinará el tipo de TDAH que es, ya que hay 3. El inatento que es tranquilo y suele pasar más desapercibido porque no molesta, pero vive ensimismado y tiene problemas escolares, el impulsivo o hiperactivo, que es desorganizado, explosivo y muestra problemas de conducta, y el combinado que tiene características de los dos anteriores.

Una vez diagnosticado se podrá recibir un tratamiento adeacuado, que deberá tener tres pilares:

  1. una serie de pautas para casa y la escuela,
  2. un programa de reeducación y psicoeducación para el niño, con el objetivo de mejorar los procesos de atención inmediata y sostenida, de cálculo mental, de lecto-escritura, …
  3. también, y según la edad y las características del niño, un neuropediatra o un psiquiatra infantil puede valorar la posibilidad de administrar medicamentos como el metilfenidato.

A algunas personas les da miedo la medicación, pero igual que los diabéticos necesitan insulina, algunos niños con TDAH necesitan sus pastillas. De todas formas, no se considera apropiado antes de los 7 años  porque puede afectar al crecimiento, y no conviene dar sólo pastillas. No es una enfermedad y la medicación no cura, sólo ayuda. Pero cuando el especialista lo valora necesario, se nota el cambio. Yo misma lo he podido ver con diferentes niños.

Para reducir la medicación, o incluso llegar a funcionar sin ella, la reeducación cognitivo-conductal es muy importante ya que les ayuda a potenciar sus recursos, y hay estudios y evidencias de que productos ricos en omega-3, o las Flores de Bach pueden ser un buen complemento. Dependerá de cada caso y lo que considere el especialista, pero la prueba definitiva de lo que le funciona bien al niño, nos la dará el propio niño.

Hay padres que se sorprenden de que puedan estar quietos y tranquilos tanto tiempo con los videojuegos, y la explicación es que estos requieren una atención no sostenida, es decir, que las consolas ofrecen un estímulo respuesta constante y cambiante, con nuevos personajes, nuevos niveles, nuevas pantallas, nuevos objetivos,…. cada poco tiempo, y eso facilita su atención. Nunca podremos actuar como un videojuego, pero os comento algunas pautas clave para mejorar su atención y la convivencia en casa:

  • Conseguir que siga una RUTINA. Así no necesitará concentrarse en lo que ha de hacer, las conductas esperadas se automatizan y no les suponen esfuerzo.
  • Que no se sienta criticado ni juzgado. Esto le crea baja autoestima, frustración y puede pensar que no vale la pena seguir intentándolo.
  • Valorar lo que hacen bien. Tener en cuenta lo positivo del niño, confiar en el y hacer que él lo sienta así
  • Aprender a relacionarse. Mirarle a los ojos al hablarle y hacerle peticiones muy claras. Después, preguntarle y comprobar que ha entendido lo que se le pide.
  • No abusar de los castigos. Es fácil confundir su inquietud con mal comportamiento, pero no se comporta mal con mala intención. Hay que entenderle y no se le puede castigar por todo porque si se acostumbra al castigo, pierde eficacia y se empeora la situación.
  • Hacer dibujos o listas y situarlas en lugares visibles para recordarle lo que ha de hacer.
  • Animarlo a hacer lo que le cuesta, y ser paciente si no lo hace o lo hace mal. Dándole cariño y seguridad, mejorará poco a poco.
  • Pedir colaboración en la escuela. El entorno escolar debe estar informado y debe conocer las necesidades de estos alumnos para diseñar un plan de intervención escolar que le ayude a mejorar sus resultados académicos.

Para acabar, recordar que por muy inquieto que sea un niño, no siempre será TDAH. Hay que entender y atender a cada uno según sus necesidades, y para ello será preciso un diagnóstico claro. Y pensar que la actitud de la familia a la hora de aceptar, comprender y ayudar a estos niños mejorará los diferentes aspectos del trastorno, la convivencia y en definitiva el bienestar de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s