¿Es peligroso ser introvertido?

birds-on-a-wire-alone

Después del horrible suceso en la escuela primaria de Newtown, he vuelto a ver como en la descripción del asesino se destacaba que era un chico introvertido. Esto genera en muchos una percepción distorsionada de la introversión, pudiendo llegar a considerarse una de las causas que impulsan a alguien a cometer crímenes. Como si la soledad y la falta de contacto social del introvertido produjese ira y frustración, que tras pasar un cierto límite pudiese explotar en conductas violentas. Pero la introversión no es un factor detonante, y no es un factor negativo, aunque algunos se empeñen en verlo así. En cambio, existen muchos tipos de desordenes de la personalidad y muchas variables importantes que combinadas, si pueden influir en que se produzca un desenlace tan triste como el ocurrido este diciembre en Estados Unidos.


La realidad es que las personas introvertidas buscan la soledad y saben disfrutar de ella en determinados momentos. Son discretas, tranquilas, prefieren pasar desapercibidos, tienen una gran capacidad depeces concentración y una gran riqueza interior así que se centran en sus pensamientos, y aunque pueden tener habilidades sociales y disfrutan de la compañía de otras personas, demasiada gente y contacto social les agota y les deja sin energía. Por eso, valorarán apartarse de la multitud y estar consigo mismo. Estar solos, no les hace sufrir, al contrario, les sienta bien. Por otro lado, los extrovertidos son parlanchines, desean interactuar con todo el mundo, les gusta llamar la atención y destacar, buscan el reconocimiento y son más impulsivos. Aunque pueda parecer lo contrario, los extrovertidos necesitan cargarse de energía del exterior, mientras los introvertidos ya tienen energía y el exterior les desgasta.

Estas formas de ser no son voluntarias, forman parte de la personalidad de cada uno, y tal como han demostrado algunos estudios, vienen determinadas por diferentes patrones de actividad cerebral. En los introvertidos se observa más actividad en zonas relacionadas con recordar eventos, planificar y resolver problemas, y los extrovertidos en regiones relacionadas con la interpretación de información sensorial.  

Otro tema es la timidez, que se confunde muchas veces con introversión, como sinónimos de poco contacto social. Pero son diferentes en sus causas y consecuencias. El introvertido elige si tiene contacto social, pero  le gusta escuchar, prefiere los grupos pequeños, es selectivo, y disfrutará de un buen libro en vez de ir a una gran fiesta sin que les suponga ningún sentimiento de inferioridad. Si no se le conoce, se le puede calificar de tímido erróneamente, pero siempre estará dispuesto a hablar de un tema que le parezca interesante, y no le importará cruzar unas palabras con un desconocido. En cambio, el tímido desea relacionarse con los demás pero no se ve capaz, no se atreve y eso le incomoda y le hace sentir soledad, ansiedad y sufrimiento.

Tal como explica la escritora estadounidense Susan Cain en su libro “Tranquilo. El poder de los introvertidos en un mundo que no puede parar de hablar” nuestra cultura y nuestro sistema de valores actual ensalza una especie de “Ideal de Extroversión”. Parece ser lo deseable para todos, en un mundo que incentiva la competitividad, la actividad y hasta el histrionismo. Muchos lo asocian al éxito, al atractivo, a la inteligencia, mientras que los introvertidos se han ganado diversos prejuicios como que son lentos, sin iniciativa y aburridos. Esto puede hacer que los introvertidos se esfuercen por encajar con unas expectativas sociales que les causan malestar, pero ser introvertido no es ni mejor ni peor, ni por supuesto peligroso.  

Por suerte, ya se está admitiendo que un jefe introvertido puede ser un buen líder porque se preocupará por escuchar, pensará antes de actuar y sabrá transmitir calma cuando sea necesario, entre otras ventajas. Y creo que es justo destacar que hay muchos ejemplos de personas introvertidas que han hecho grandes contribuciones a la sociedad. Quizás no lo sepas, pero algunos de ellos son personas tan conocidas como Darwin, Newton, Edison, Einstein, Gandhi, Al Gore, Steven Spielberg, Larry Page, cofundador de Google o J. K. Rowling, escritora de Harry Potter.  En parte, su estilo de personalidad les ayudó a potenciar su creatividad, su inteligencia y su capacidad de concentración para alcanzar sus logros.

Hay situaciones en que es más apropiada la introversión, y otras en que lo es la extraversión. Son dos estilos opuestos, y cada persona tiende más a un estilo u otro, pero nadie es completamente extravertido ni introvertido. Es sólo una parte de la personalidad, y lo ideal es ser flexible para poder adoptar la actitud más ventajosa en cada situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s