Cuando el gato negro tiró el salero

Uvas

Vivimos en una sociedad avanzada tecnológicamente, donde la ciencia ocupa un lugar privilegiado, pero las supersticiones están presentes en el día a día, como lo han estado siempre. La noche del 31 de Diciembre viene cargada de tradiciones y rituales que no dejan de ser supersticiones para atraer la buena suerte, como comer las doce uvas con las campanadas, vestir ropa interior roja, tirar un anillo de oro en la copa de cava, empezar el año pisando con el pie derecho,… Suelen basarse en tradiciones o hechos pasados que se mezclaron con pensamientos mágicos y asociaciones de causalidad fortuitas, pero que quedaron grabadas en el inconsciente colectivo, y a veces no sabemos ni por qué se hacen, pero se han normalizado y se siguen haciendo. Seas como seas, supersticioso o racional, lo más probable es que para Fin de Año también te apuntes a una o más de esas costumbres.


El psicólogo y profesor Stuart A. Vyse investigó el interés que despiertan las creencias irracionales en todo tipo de personas  y escribió el libro “Creyendo en lo mágico. Psicología de la superstición”. Vyse afirma que las supersticiones son el resultado natural de diferentes procesos psicológicos, incluyendo nuestra sensibilidad a detectar coincidencias, una tendencia a desarrollar rituales para luchar contra los nervios, la impaciencia o ambos, y una estrategia para superar la incerteza y aumentar la sensación de control. Y por eso se mantienen, porque reducen la tensión ante los retos e incertidumbres. En situaciones estresantes como un examen o una entrevista de trabajo, o ante el comienzo de un nuevo año, necesitamos objetos o acciones que se consideren propicios para la buena suerte, y de esa forma se alivia la angustia y se aumenta la seguridad y la ilusión de control.

 

Además, las supersticiones pueden aumentar la autoconfianza y mejorar la eficacia de las personas ante determinadas circunstancias. Lo descubrieron investigadores de la Universidad de Colonia en Alemania realizando un experimento en el que unos participantes tenían que hacer puzzles y otras actividades físicas y mentales. A un grupo se le animaba a cruzar los dedos, usar un amuleto o empezar los ejercicios con el pie derecho y se analizaron los efectos de esos actos supersticiosos. Observaron que todos los que habían hecho alguno, persistían más en las tareas y uno de cada cuatro mejoraba notablemente sus resultados en memoria y habilidad motora.

 

El fracaso o el éxito no dependen en realidad de cumplir un ritual, este no tiene valor por si mismo, pero nos puede influir en las expectativas y por lo tanto en nuestra actuación y nuestros resultados. La parte positiva es que pueden hacer creer que es posible conseguir lo que queremos, y por ello nos esforzaremos más, e incluso, si disminuyen la tensión, permiten que enfoquemos mejor nuestra atención y nuestra energía en el objetivo, siendo más capaces de buscar soluciones a los posibles problemas que pudieran surgir. Pero, creer en exceso en factores externos puede impedir que se asuman responsabilidades ypuede crear dependencia, lo que podría empujar al fracaso. Es lo que llamamos la “profecía autocumplida” por la cual, si confiamos en que algo pasará,  bueno o malo, actuamos de manera que forzamos que suceda. Y se considera, que aunque la superstición es una parte normal de la cultura humana, puede acabar teniendo graves consecuencias si se lleva al extremo o se abusa de ella, y opina que se deben procurar métodos alternativos para enfrentarse a las incertezas de la vida, como enseñar a tomar decisiones y retarnos a nosotros mismos a evaluar de forma crítica la fuente de nuestras propias creencias.

 

Así que si tienes algún amuleto o evitas pasar por debajo de las escaleras, no es nada malo mientras no te obsesione, y si tomas las uvas con las campanadas y no te da tiempo a terminarlas, no te preocupes, confía en ti mismo porque eres tú el verdadero responsable de tu suerte, y quien día a día construye tu destino.

Un abrazo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s