Los beneficios de la meditación

meditando

La meditación se ha asociado con relajación, armonía y paz interior, pero algunas investigaciones han demostrado que va mucho más allá. Su práctica puede llegar a modificar algunas regiones del cerebro relacionadas con aspectos cognitivos y psicológicos. Y en el día a día, permite desconectar el “piloto automático” con el que pasamos gran parte del tiempo, para vivir con mayor plenitud y sin interferencias de lo que la mente dice sobre lo que podría o debería pasar. Así se puede tomar consciencia del momento presente y de uno mismo, y se generan muchos beneficios saludables.
Algunos de ellos son:

  • A nivel físico: reduce la tensión y el estrés, fortalece el sistema inmunológico, retrasa el proceso de envejecimiento, mejora el sueño, equilibra el nivel de energía que necesita utilizar el cuerpo, eliminando malos hábitos y sobreesfuerzos innecesarios.
  • A nivel psicológico: mejora la autoestima, tranquiliza, aparca las preocupaciones, aporta claridad mental, refuerza el pensamiento positivo, facilita manejar las dificultades, ayudando a no atarse a las ideas o emociones desagradables para que no dominen la mente.
  • A nivel cognitivo: mayor concentración y productividad, mejor incluso en momentos de presión, mejora la memoria, la atención visual, la creatividad y el aprendizaje.
  • En las relaciones personales: aumenta la confianza en uno mismo, mejora la tolerancia, la sensibilidad y la amabilidad.
  • A nivel de autoconocimiento: fomenta el desarrollo personal, la autocomprensión y la apertura a la vida.

Para los que quieran iniciarse, les puede animar una investigación realizada por la neurocientífica Sara Lazar y su equipo del Hospital General de Massachusetts. Estudiaron a 15 participantes que recibieron clases de meditación y practicaron en su casa durante 2 meses. Mediante resonancias magnéticas cerebrales, observaron que tan sólo en ocho semanas mejoraban y cambiaban estructuras relacionadas con la memoria, la empatía, la autoconciencia y el estrés.

Y cuanto más se practique más fácil y eficaz resultará. Richard Davidson, de la Universidad de Wisconsin, participó en un estudio llamado “El monje en el laboratorio”. Analizaron la actividad cerebral de monjes tibetanos con un largo entrenamiento en meditación, y descubrieron que al meditar se activaban áreas asociadas a la atención, al aprendizaje, la alegría y la felicidad, y que además, se reforzaban circuitos neurológicos que calman el miedo y la ira.

Las evidencias también sugieren que meditar es un buen recurso para tratar la ansiedad, la depresión, adicciones, dolor crónico, y otras problemáticas. El Dr. Judson Brewer de la Universidad de Yale y su equipo, identificaron cambios en el funcionamiento y la conectividad cerebral, y Brewer comprobó como personas que querían dejar de fumar, y ya lo habían intentado varias veces, lo lograban con la meditación.

Como ves, hay pruebas de que meditar puede ayudar a alcanzar una vida más sana y feliz. Ahora, está en tu mano comprobarlo.

Un saludo, y gracias por leerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s