Mejorar la salud con las Flores de Bach

flores bach

Los “Remedios Florales de Bach” son un aliado que nos ofrece la naturaleza para conseguir armonía y bienestar, actuando sobre diferentes estados emocionales que pueden bloquearnos. En su mayor parte, se trata de infusiones de flores con propiedades curativas que el Dr. Edward Bach descubrió en la región de Gales, Gran Bretaña.


Según el propio Bach, la enfermedad es el resultado de un desequilibrio emocional, un conflicto que se produceDR BACH a nivel energético, y que si persiste se hace visible a nivel físico. Para solucionar el problema, en lugar de luchar contra los síntomas, es necesario actuar sobre las causas, es decir, corrigiendo el desequilibrio emocional a nivel energético. Sus investigaciones se guiaron por esa idea y por la máxima de curar sin agredir.

En 1917 le operaron y indicaron que le quedaban unos tres meses de vida, pero con la intención de acabar sus estudios, se fue del hospital antes de recibir el alta. Se concentró en su laboratorio día y noche y con el paso del tiempo, se recuperó totalmente, lo que le hizo concluir que un gran amor o propósito en la vida son factores decisivos para la felicidad, y lo que le ayudó a recuperar su propia salud.

El Dr. Bach fue un gran observador, y poseía una poderosa intuición, y esto le hizo abandonar la seguridad de su consulta y su laboratorio en 1930. Fue a recorrer los campos de Gales en busca de una medicina natural y sencilla pero respetuosa con el paciente, y eficaz contra el conflicto. Y se centró en el estudio las flores, pensando que toda la energía y las propiedades de las plantas se concentran en ellas. De ellas nace el fruto y la semilla que al volver a la tierra hará surgir una nueva planta.bachcentre

En total descubrió 38 remedios. 34 provienen de flores silvestres de Gales. Los otros 4 son la flor de la Vid (Vine), la del olivo (Olive), el Cerato, que es una flor de un arbusto del Tíbet, y el Rock Water, que no proviene de ninguna flor, sino de un manantial con propiedades curativas.

¿Cuándo tomarlas?

Cada remedio canaliza una vibración que responde y equilibra una característica del ánimo, y devuelve la terapia-floralarmonía  para poder conectarnos con nuestro verdadero potencial y nuestros recursos personales. Por ese motivo, son una buena herramienta complementaria en una terapia, y también pueden ayudar a procesar y superar las experiencias y los obstáculos del día a día, aportando claridad, serenidad y cuidando la salud y el estado de ánimo.

Son eficaces en numerosas situaciones como ansiedad, agotamiento, problemas de autoestima, celos, depresión, insomnio, miedos, nerviosismo, obsesiones, estrés, timidez, traumas, sentimiento de soledad,…

 ¿Quién puede tomarlas?

Las puede tomar cualquier persona, desde bebés hasta ancianos, y también embarazadas y mujeres en periodo de lactancia, o personas inconscientes o en coma. Incluso se ha comprobado que son beneficiosas para los animales y las plantas.

 ¿Tienen efectos secundarios?

No contienen químicos y no interfieren con medicamentos. Además, no tienen efectos secundarios destacables, aunque en una minoría de casos, por su proceso de limpieza y catarsis, pueden acentuar ligeramente los estados que se quieren solucionar, o pueden provocar algunas reacciones como llanto, sueño, euforia, cansancio, pérdida de apetito,… Esos efectos duran como máximo unos días y son la prueba de que están actuando. En otros casos, no aparece ninguna señal que pueda considerarse molesta. Esto dependerá de cada persona y sus características, al igual que el tiempo que será necesario para que hagan efecto, puede notarse mejoría desde la primera toma.

¿Cómo se toman?

Lo primero es prepararlas, y para ello, es necesario averiguar las causas de los síntomas. Se jerarquizan las emociones en desequilibrio y se seleccionan los remedios adecuados. Lo ideal es no pasar de 7, pero en casos extremos se pueden dar hasta 9. Cuantos menos se den, más rápido y profundo será su efecto.

Pueden tomarse de forma oral en gotas, o en pomada, de forma local sobre la piel, si se desea actuar en alguna zona concreta del cuerpo. Y en forma oral, la norma general es tomar 4 gotas, 4 veces al día, pero en algunas situaciones se puede variar. Son más efectivas al despertar y antes de ir a dormir, y no deben tomarse en momentos muy cercanos a las comidas.

 

NaturalMente las recomiendo, porque yo misma he comprobado sus beneficios.

Si crees que pueden ayudarte a nivel emocional, puedo preparártelas. Y si tienes alguna pregunta sobre ellas, te invito a escribirme o a llamarme.

Un abrazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s