Dormir bien para despertar mejor

dormir 3

Con frecuencia, los días parecen tener menos horas de las necesarias para hacer todo lo que nos proponemos. Combinar la vida familiar, la personal y la laboral, puede ser complicado, y si no se llega a todo, lo que suele sacrificarse antes son las horas de sueño. A veces, voluntariamente, robando algo de tiempo al descanso, otras sin desearlo, porque la cabeza no desconecta y no podemos dormir. ¿Cómo parar, si hay tanto por hacer…?

Dormir es fundamental para un buen funcionamiento físico, mental y emocional, porque permite al organismo recuperarse para el día siguiente. El cuerpo se relaja, pero la actividad cerebral aumenta, incluso más que cuando estamos despiertos.

Y es que cada noche, el cerebro hace una puesta a punto y procesa la información adquirida durante el día. Analiza, filtra, descarta lo que le parece irrelevante, fija los recuerdos, y nos prepara para nuevos aprendizajes. Además, durante algunos minutos, la mente se libera de la lógica y nos abre la puerta de los sueños. Soñar también es importante para el descanso, nos permite simular cualquier experiencia, y puede ayudarnos a resolver los problemas que nos persiguen durante el día, porque nos hace salir de los patrones de pensamiento habituales, nos conecta a nuestra creatividad, y nos invita a explorar diferentes posibilidades para dar con soluciones nuevas.

Tras un sueño reparador nos levantamos con la mente clara, más preparados para concentrarnos y tomar decisiones correctas durante el día, y además nos sentimos más optimistas, de mejor humor, combatimos la depresión y reducimos el estrés.dormir 4

En cambio, dormir poco o mal, hace que se segregue cortisol, que es la hormona del estrés, nos hace más irritables, más lentos a la hora de reaccionar, menos eficaces, y con más dificultad para el aprendizaje y el razonamiento. Si la falta de sueño es frecuente, uno puede habituarse a ella, y acabar tomando como normales algunas de sus consecuencias, lo que le llevaría a estar viviendo, sin estar al 100% de sus capacidades, sin ser consciente de ello.

En definitiva, dormir bien nos ayuda a vivir bien, y vivir bien nos facilita dormir bien, porque las horas de sueño son un reflejo de como ha sido nuestro día. Pero… ¿cuánto hay que dormir? Es una pregunta muy frecuente, y a menudo, el preocuparse creyendo que se duerme poco, hace que se duerma menos y peor, así que conviene tener en cuenta que aunque se aconsejan entre 7 y 8 horas para un adulto, el tiempo puede varias según la edad y las características personales.

Hay muchos factores que nos impiden conciliar un sueño de calidad, pero aquí van algunos consejos para dormir mejor:

  1. Facilitar un entorno adecuado: Hacer que nuestro dormitorio sea cómodo y agradable, ventilar la habitación durante el día, disponer de un colchón cómodo y que aporte el apoyo necesario, mantener una habitación tranquila, oscura y una temperatura adecuada…, y como guinda, también puede ayudar, aplicar una gotita de esencia de lavanda sobre la almohada.dormir 1
  2. Desarrollar una rutina de sueño: Hacer lo mismo todos los días antes de ir a la cama, y con unos horarios más o menos regulares, ayuda a consolidar un hábito que envía una señal al cuerpo para que se prepare para dormir.
  3. Evitar exceso de estimulación por la noche: Cenar ligero, no tomar estimulantes como el café o el té, y no realizar ejercicio excesivo al menos tres horas antes de acostarse. Todo eso evita que el cuerpo esté demasiado activo, porque para dormir necesitamos relajarnos. Respirar con tranquilidad, y unos minutos de meditación también son un buen aliado para conseguir un estado de calma que facilite el sueño.
  4. Mantener a raya las preocupaciones: Con todas las ideas, tareas, conversaciones y demás pensamientos que nos dan vueltas en la cabeza, puede ser difícil relajarse en la cama. Si antes de acostarnos, escribimos todo lo que nos preocupa o nos mantiene alerta, y anotamos las soluciones que se nos ocurran, nos distanciaremos un poco de lo que nos impide descansar, y guiaremos al subconsciente para buscar soluciones que aún no tenemos, y necesitamos encontrar. dormir 2
  5. Consultar a un especialista: Si los problemas para dormir son persistentes, y no se descansa lo suficiente, podría ser necesario pedir ayuda a un profesional para determinar los motivos y conseguir el tratamiento adecuado.

Felices sueños, feliz descanso.

*Este artículo lo escribí y fue publicado en Piensa es Gratis hace un tiempo, y lo he querido recuperar hoy en el Día Mundial del Sueño.

Yolanda de Miguel

Anuncios

El huerto conquista la ciudad

almagra32 blog

Personalmente siempre he sentido mucho respeto y atracción por la naturaleza, y ya desde bien pequeña me gustaba ir al huerto de mis abuelos y ayudarles en lo que podía. Aún recuerdo el sabor de sus ciruelas, sus almendras y sus fresas, y la curiosidad que sentía por ver crecer las plantas y sus frutos. Pero hace poco, una niña de secundaria a la que doy clase, se quedó sorprendida al decirle que las frutas y las verduras, surgen de las flores de algunas plantas. No tenía ni idea de cómo una manzana o una alcachofa llegaban a ser lo que eran, y me pareció un claro ejemplo de la desconexión que hay hoy en día entre lo que comemos y su origen, entre lo que somos y como vivimos.

Seguir leyendo…